Menú Cerrar

La falta de beneficios de ingresos de la Seguridad Social en Puerto Rico apunta a la desigualdad

La Corte del Primer Circuito dictaminó el viernes pasado que el gobierno federal no puede excluir a Puerto Rico de los pagos del Seguro Social de Seguridad Suplementaria (SSI).

En su opinión, el tribunal citó un precedente de larga data que sostiene que a los EE.UU. se les permite tratar a los territorios de manera diferente a los estados siempre y cuando exista una base racional para la diferencia. En este caso, el gobierno argumentó dos razones principales de por qué es «racional» dejar a Puerto Rico fuera de los beneficios del SSI, ambas razones que el tribunal finalmente rechazó:

  • Los puertorriqueños no pagan impuestos federales.
  • Incluir a Puerto Rico sería costoso.

En el primer punto, el tribunal señaló que los puertorriqueños sí pagan impuestos federales, y que «cualquier individuo con ingresos lo suficientemente bajos como para calificar para el SSI no pagará impuesto federal sobre la renta independientemente de donde resida».

En cuanto al segundo punto, el tribunal respondió que la Quinta Enmienda de la Constitución no permite al gobierno discriminar a Puerto Rico para ahorrar dinero.

La falta de cobertura del SSI es sólo una parte de la desigualdad en los beneficios del Seguro Social que Puerto Rico ha enfrentado durante décadas.

Desigualdad en el programa SSI
La Seguridad de Ingreso Suplementario del Seguro Social (SSI) es para personas de muy bajos ingresos mayores de 65 años o que tienen una discapacidad permanente, incluyendo la ceguera.

En lugar de SSI, Puerto Rico está actualmente cubierto por el programa del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE.UU. llamado Asistencia a la Vejez, Ayuda a los Ciegos y Ayuda a los Discapacitados Permanentes y Totales (AABD). Este programa fue el programa precursor del SSI. Los cincuenta estados y el D.C. calificaron para el SSI cuando fue promulgado, pero los puertorriqueños quedaron fuera del nuevo – significativamente más generoso – programa.

Mientras que los pagos del SSI promedian los 438,05 dólares mensuales, los pagos del programa legado AABD en Puerto Rico son de sólo 73,85 dólares mensuales.

Las Islas Marianas del Norte, también un territorio de los EE.UU., recibe SSI.

Un estudio de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) del 2014 sobre cómo la estadidad de Puerto Rico podría afectar los programas federales examinó los posibles costos para el año 2011. En el estudio, la GAO estimó que el programa SSI proporcionaría entre 1.500 y 1.800 millones de dólares a los puertorriqueños si el territorio estadounidense fuera un estado. El AABD costó sólo 24 millones de dólares.

La GAO también sostuvo que entre 305.000 y 354.000 residentes de Puerto Rico habrían sido atendidos por el SSI si éste se aplicara a Puerto Rico. Sólo 34.401 residentes se inscribieron en el programa AABD de Puerto Rico ese año.

La ampliación de la cobertura del SSI a Puerto Rico podría resultar muy costosa para los Estados Unidos. Sin embargo, el tribunal dejó en claro que el costo de cubrir cualquier jurisdicción en particular, ya sea un estado o un territorio de los Estados Unidos, no es un argumento válido en contra de proporcionar un beneficio federal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *